¿Qué fue de Ugly Kid Joe?

uglykid

Eran cinco adolescentes con look surfero que llamaron la atención de medio mundo a principios de los noventa con su rock fresco y divertido. Algunos de sus miembros siguen en activo pero no volverán a facturar joyas tan preciadas como las de sus inicios. >

Nunca un debut fue tan aclamado como el de estos californianos cuyo pecado capital consistió en ser demasiado cachondos para el rock and roll. America’s Least Wanted, su primer trabajo de estudio, fue un auténtico bombazo para la época. Desde la portada, con el simpático Joe haciendo de estatua de la libertad y mostrando su dedo índice al pueblo norteamericano, ya se podía intuir lo que nos íbamos a encontrar en su interior. Corría el año 1992 cuando el quinteto liderado por el carismático Whitfield Crane pretendía hacerse un hueco en un momento en el que el grunge había tomado el poder y el heavy metal estaba de capa caída. Para ello, decidieron añadir un buen puñado de humor al hard rock que ya habían inventado antes grupos como Black Sabbath o AC/DC, además de espolvorear pizcas de funk y metal. La mezcla es explosiva y es la culpable de que himnos como “Madman”, “Neighbor”, “Goddamn devil” (donde el mismísimo Rob Halford de Judas Priest aportó su voz) o “Everything about you” sigan sonando implacables hoy en día.

Ugly Kid Joe eran jóvenes, melenudos y creían que el rock no era algo para tomarse demasiado en serio, aunque a veces dejaban de lado su faceta surf-thrasher para mostrar su lado más cálido. Me refiero a canciones como “Mr. Recordman”, “Bussy Bee” o la espectacular versión de “Cats in the cradle”, originalmente compuesta por Harry Chapin y también versionada por artistas como Johnny Cash. Sin duda, éste fue el mayor éxito de la banda de Isla Vista, llegando a acaparar los primeros puestos en las listas británicas y americanas.

La prueba de fuego, como suele suceder, llegaría con el segundo álbum, en 1995. Lamentablemente, Menace to sobriety demostró no estar a la altura del genial debut, aunque la prestigiosa revista Kerrang! lo propusiera como aspirante a convertirse en el disco del año. Habían perdido gran parte de la chispa que mostraban sus composiciones primerizas, aunque había algunos cortes que se salvaban de la quema. Es el caso de “Milkman’s son”, “God” o “Jesus rode a harley”, que seguían manteniendo esa frescura y gamberrismo que caracterizaba a este peculiar combo.

Poco antes de la publicación de este trabajo, Ugly Kid Joe participaron en el disco tributo a Black Sabbath, que llevaba por título Nativity In Black. Merece la pena recordar esta pequeña contribución porque se trataba de una las mejores versiones del disco. El tema en cuestión era “N.I.B” y, a pesar de plasmar su inconfundible estilo, consiguieron mantener la esencia del original. Con el líder de los míticos Black Sabbath establecieron una relación cercana que les llevó a realizar una gira conjunta, ejerciendo como telonero Ozzy Osbourne. En cuanto al tercer disco, Motel California, sólo señalar que en lo musical la cosa iba a peor, pero mantenían viva la llama de la sátira rock con el título del álbum (parodia del Hotel California de The Eagles) y con elocuentes piezas como “Rage against the answering machine” o “Sandwich”.

Con el paso de los años, Ugly Kid Joe habían abandonado los terrenos más metaleros para adentrarse en el complicado territorio funk, algo que no funcionó y provocó la definitiva separación de la banda allá por 1997, después de ocho años de vida. A partir de ahí, los miembros de la banda fueron buscando mejor vida en diferentes proyectos. Whitfield Crane, la cara visible del grupo, se fue de gira con Life Of Agony para más tarde emprender una nueva andadura junto a Logan Mader (Machine Head y Soulfly). Se trata de Medication, banda que tampoco consiguió dejar un legado destacable. Más tarde, el vocalista se centraría en Another Animal, un proyecto aún vigente que cuenta además con varios miembros de los desaparecidos Godsmack.

Ugly Kid Joe no pasarán a la historia por ser una de esas grandes bandas de rock, ésas que llenan estadios y presumen de una trayectoria longeva a la par que “constante”, pero sí serán recordados por su extraordinaria propuesta y por haber escrito intachables himnos generacionales. Larga vida al niño menos buscado de América.

Publicado en Panymusica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s