Cadillac Records (Darnell Martin, 2008)

cadillac_recordsSe trata de una película sobre el nacimiento, el esplendor y el derrumbamiento de Chess Records, uno de los sellos más importantes de música negra de todos los tiempos.

La obra está ambientada en el Chicago de los años 50 y 60, un escenario desagradable por sus fuertes confrontaciones raciales. Leonard Chess (interpretado por Adrien Brody) acude en la búsqueda de los que con el tiempo se convertirán en los máximos exponentes del blues y el rock and roll (Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Chuck Berry, Etta James, Little Walter). El avispado productor polaco les invitaba a abandonar las plantaciones de algodón o la calle, para convertirse en artistas de prestigio.

En poco tiempo, consiguió que Muddy Waters sonara en las radios y se hiciera con un nombre en el mundo del blues, acompañado casi siempre del armonicista Little Walter. A la derecha de Leonard Chess está en todo momento Willie Dixon, cotizado bluesman con una trayectoria impecable. Mos Def (rapero y actor) encarna a Chuck Berry, que tiene una aparición fugaz pero consistente: en pocos minutos inventa el rock and roll, es víctima del robo compositivo que supone “Surfin’ USA” de los Beach Boys, es acusado de tráfico de menores e ingresa en prisión de forma inmediata. Al que no se hace mención en toda esta historia es a Phil Chess, la otra mitad de la discográfica. Directamente, no existe.

Dejando a un lado las infidelidades amorosas y los escarceos con las drogas duras, lo que nos queda es un buen puñado de canciones de los artistas más grandes del género. Además, aparecen unos principiantes llamados The Rolling Stones y se debate acerca de la autoría del rock and roll (esa eterna y absurda disputa entre Chuck Berry y Elvis).

En resumen, “Cadillac Records” peca de estar excesivamente centrada en la vida y obra de Muddy Waters y Etta James (interpretada por Beyoncé Knowles). Prácticamente toda la historia gira en torno a estas dos figuras, y esto me lleva a preguntarme por Buddy Guy, Jimmy Rogers, Bo Diddley y tantos otros que no pueden quedarse en el tintero. Por si fuera poco, el espectador tiene que soportar a Mos Def poniendo su voz a clásicos de la talla de “Maybellene”, “Promised land” o “Come on”, mientras Beyoncé (que ya encarnó a una de las Supremes en “Dreamgirls”) se atreve con “I’d rather go blind”, “Trust in me” o “At last”. De película, nunca mejor dicho.

Publicado en Paisajes Eléctricos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s