Los Silvertones – Amigo Chet (Lati Go!/Factoria Autor, 2009)

Dos madrileños, un finlandés y un sevillano se encierran en un estudio para grabar su primer disco bajo el nombre de Los Silvertones, ¿cuál es el resultado?: Puro rock vintage que recuerda a los grandes del género (The Ventures, The Shadows, Buddy Holly,…).

El caso es que “Amigo Chet”, el corte que abre esta interesante obra,  no es un chiste, es un homenaje al desaparecido guitarrista y creador del Sonido Nashville. Se trata de una canción instrumental donde la guitarra de Tony Luz (Los Pekenikes) acapara toda la atención y nos avisa de lo que nos vamos a encontrar a lo largo de las trece pistas con sabor añejo que componen este larga duración.

El sonido rockabilly está presente en todo momento, y se hace notar especialmente en el excelente cover de “Down the line”, del mismo modo que “One way ticket” nos trae inmediatamente a la cabeza al enorme Neil Sedaka. Y, por si fuera poco, tienen el gran detalle de homenajear a Bruno Lomas con una joya de rock en castellano titulada “Lomas, lo +, Bruno”, donde repasan la vida y obra del rockero de Xátiva.

De las voces se encarga Ile Hämäläinen, que se desenvuelve a la perfección tanto en inglés como en castellano. Muestra de ello es la simpática “Olivia”, compuesta por J. Ortuño (Bulldog). De la base rítmica, siempre precisa y excelentemente cuidada, se encargan Alfonso Múgica y Javier “Lucky” Lobillo. El primero, que ha militado en Los Faraones y Los Rebeldes, demuestra gran maestría con las cuatro cuerdas, tanto en su versión eléctrica como en el modo más clásico.

Y con este plantel de lujo se van dando paso cortes muy rítmicos (“Semana fatal”, “El próximo tren”) con momentos más relajados pero igualmente inspirados en la época dorada del blues y el rock and roll (“La tristeza…”, “Bailando en la gruta”). Para cerrar utilizan la misma fórmula que para abrir, lo hacen a golpe de instro. Tony Luz vuelve a convertirse en protagonista principal a lo largo de dos minutos en los que el oyente se puede transportar a 1964, año en el que Los Pekenikes conseguían el Primer Disco de Oro en España gracias a “Los cuatro muleros”.

Ha llovido mucho desde entonces y ahora es la plata la que baña las melodías de este nuevo, a la par que veterano, grupo de amantes de los sonidos vintage.

Publicado en Paisajes Eléctricos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s