¡Turista, ven a Sevilla!

pony-bravo-informe-sevillaAntes de nada conviene advertir al lector de que muchos, por no decir todos, de los artistas que hacen posible este informe llevan ya algunos años en el negocio, pero es ahora cuando están viviendo su momento de máximo esplendor, y aquí estoy yo para dar buena cuenta de ello.

¡CORRE, PONY, CORRE!

Como muchos habréis podido intuir, este especial sobre la escena independiente sevillana tiene que contar con unos anfitriones de lujo, y esos no pueden ser otros que Pony Bravo. Su caso es especial, ya que han pasado de simpatizar con un puñado de asistentes en festivales como Monkey Week (deslumbraron en la edición del 2010) a convertirse en la nueva sensación del indie patrio y llegar a aparecer en portadas tan preciadas como la de Mondosonoro.

Difícilmente podrían imaginarse allá por el 2006 que siete años después de juntarse iban a destacar por encima del resto en la siempre complicada escena nacional. Pero es que a estos cuatro no se les resiste prácticamente ningún estilo, se atreven con todo y todo lo hacen bien, pero no es por su virtuosismo por lo que están en boca de todos, sino por su chispa. Pony Bravo tienen arte, y eso ni se aprende en el conservatorio ni se compra con dinero. No hay más que dejarse llevar por la magia flamenca de “El rayo” (Si bajo de espaldas…, 2008), la incursión jazzera de “La voz del hacha” (Un gramo de fe, 2010) o esa historieta de madrugada plagada de groove titulada “Mi DNI” (De palmas y cacería, 2013).

También les diferencia de muchos el hecho de que desde sus primeras grabaciones tuvieron el detalle de permitir que su música pudiera escucharse y descargarse con una licencia Creative Commons, algo que pone de relieve que tienen un pie en el momento actual y otro en aquellos 70 de grupos como Triana o Veneno, dos de sus principales influencias.

Si tienes la oportunidad de verlos en directo, que la vas a tener, no lo dudes, merecerá la pena. Y, ¿quién sabe? A lo mejor son los encargados de animar el cotarro durante la inauguración del ya inevitable Eurovegas.

VIDA DESPUÉS DE SMASH

El rock andaluz setentero, aquel que coqueteaba con lo progresivo y psicodélico, ha sido una de las principales influencias de nuestros anteriores protagonistas, y también fue el género que hizo posible la aparición de bandas como Smash, conjunto sevillano que contaba con Antonio Samuel Rodríguez en la batería. Es de él de quien nos vamos a ocupar ahora, ya que su segundo trabajo en solitario aún está muy reciente y es un personaje con una trayectoria envidiable.

Todos le conocen como Antonio Smash, aunque desde la disolución de aquella revolucionaria banda ha estado implicado en infinitos proyectos junto a artistas de la talla de Lole y Manuel, Pata Negra, Goma, Coz, Kiko Veneno, etc. Es una de las figuras clave del rock sevillano desde hace varias décadas y hay que celebrar que siga grabando nuevas canciones como las que componen sus dos trabajos en solitario: Jardín Secreto (2002) yBalas de amor (2012).

En sus canciones se respiran multitud de aires, desde el rock latino influenciado por artistas como Santana o los locales Barrabás (“Raimundo”) hasta pasajes lisérgicos en clave de música disco como los que dan vida a “Emily”, sin pasar por alto hits atemporales de rock and roll como “A ritmo de cha cha cha” o “Pase lo que pase”, con letra de Santiago Auserón éste último. Eso sí, independientemente del estilo, lo que siempre le ha caracterizado es su espíritu innovador, la fusión y el mestizaje para él no tienen límites.

Sería una locura ponerse a repasar la historia de este fenómeno del rock andaluz que rebosa carisma por los cuatro costados. Ha hecho tantas cosas, tan distintas y con gente tanta diferente que daría para un libro, o incluso dos. Lo que sí podemos hacer desde este espacio es invitar a aquellos que aún no conocen su obra a hacerlo, desde los tiempos de Smash hasta ahora, todo merece la pena. Otra buena forma de disfrutar de buena parte de su obra es asistiendo a la próxima edición de Territorios Sevilla, donde Antonio Smash compartirá escenario con artistas de todo tipo. A lo mejor, estando tan cerca de artistas como Tote King, Los Coronas o Fangoria, hasta le da por probar con esos estilos para su próximas grabaciones.

NADIE CAZA A ESE PÁJARO

Andrés Herrera es Pájaro, otro perro viejo de la escena rockera de la capital andaluza que ha conseguido hacerse un nombre en el panorama actual gracias a Santa Leone (2012), que fue considerado por parte de la prensa especializada uno de los mejores discos del 2012 dentro del territorio nacional, algo que no sorprende cuando te permites disfrutar de canciones como “Las criaturas II”, que nace de fusionar un texto de San Juan de la Cruz con el acompañamiento de The Platters, “Dogo’s Walk” o la propia “Santa Leone”, donde estilos como el surf, el blues y el rock and roll se juran amor eterno y consiguen sonar tan puros como si hubiesen sido concebidos en el mismísimo barrio de Triana.

El que fuera componente de bandas como Brigada Ligera, Sacramento o Pata Negra, ha contado con la colaboración de artistas de la talla de Kiko Veneno, Julián Maeso y Gecko Turner, entre otros, para dar forma a las diez canciones que componen este debut. Pájaro tiene una sensibilidad especial para sorprender al oyente varias veces durante los tres o cuatro minutos que suelen durar esas composiciones ambientadas en el spaguetti western, y eso no es tarea fácil. Ha sido tan buena la acogida que ha tenido su música en nuestro país que se ha atrevido a plantarse en Austin para ofrecer su particular visión del sonido fronterizo a los asistentes del SXSW, ahí es nada.

Es comprensible que muchos ya estén ansiosos por descubrir el contenido de su segundo trabajo de estudio, aunque por el momento tendrán que conformarse con ese adelanto que lleva por título “Costa Ballena”, un corte en clave de surf que, de momento, solo se puede disfrutar en directo. Paralelamente a este lanzamiento, y tras el éxito de ventas de la primera tirada, en estos días ha visto la luz la reedición de Santa Leone, tanto en versión digipack como en vinilo.

LA VÍA LÁCTEA EMPIEZA EN SEVILLA

Nuestros siguientes protagonistas, que además son los encargados de cerrar este informe sevillano, son The Milkyway Express, quienes a pesar de haberse criado cerca de Guadalquivir, parecen haberlo hecho, más bien, en los márgenes del Mississippi. Lo suyo es el rock and roll de toda la vida, aderezado con rhythm and blues, country, folk y lo que le echen. Como podéis comprobar todos ellos son estilos muy arraigados al folclore sevillano [modo ironía ON].

El caso es que su último disco, One day in summer, suena de maravilla y ha servido para que muchos descubran todo el potencial que tienen estos cinco apasionados de la música de los 60 y 70 que tienen a Jeff Beck, Canned Heat, Cream o Muddy Waters entre sus principales influencias.

Hasta el momento han deslumbrado en los principales festivales andaluces, pero todavía les falta por conquistar la capital y la zona norte. Por ejemplo, participar en el Azkena Rock Festival les vendría de perlas, ya que su música encaja a la perfección en el festival alavés y para ellos sería el trampolín ideal. Desde aquí, invito a la organización a deleitarse con cañonazos americana de la talla de “Come back home” o “One day in summer”, seguro que quedan prendados de ellos.

 

Y hasta aquí llega este pequeño informe en el que podríamos haber hablado también de otros tantos artistas de la capital sevillana cuyas obras se merecen unas cuantas palabras, pero eso será en futuros informes que tendrás la oportunidad de leer en este mismo espacio online.

Publicado en Paisajes Eléctricos Magazine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s